Artista cartagenero desmiente alerta por situación sanitaria en cárcel distrital de mujeres.

Ríos de basura en plena barranquilla.
abril 12, 2021
Judith Pinedo Flórez ex alcaldesa de Cartagena presenta recurso de apelación.
abril 14, 2021

En las últimas horas el artista cartagenero Manuel Lozano Klee desvirtuó la alerta que lanzó el concejo sobre la situación sanitaria en la cárcel distrital de mujeres expuesta por algunos ediles, mediante un comunicado a la opinión pública.

Cartagena, 12 de abril de 2021

A la opinión pública,

MANUEL ENRIQUE LOZANO KLEE en mi calidad de ciudadano atento al devenir de nuestra amada ciudad, pero sobre todo desde mi propio conocimiento de los hechos, me considero obligado, en razón de mis cualidades como artista,  gestor social y motivador personal con énfasis en inteligencia emocional a hacer público lo observado desde mi propia experiencia, ante recientes publicaciones en medios de comunicación, que hacen señalamientos infundados en los que afirman que en la CÁRCEL DISTRITAL DE MUJERES DE SAN DIEGO, actualmente ubicada en el municipio de Turbaco, no se cumplen protocolos de bioseguridad, y que ante la ausencia de agua y servicios públicos, se atenta contra la dignidad de la internas.

Sobre estas afirmaciones, debo señalar que, el pasado 3 de marzo de 2021, tuve la oportunidad de acompañar la actividad conmemorativa del día de la mujer, que se realizó en la Cárcel Distrital, a través de mi personaje LUNA y la Fundación Colombia Ancestros con la cual venimos haciendo una labor social con las comunidades más vulnerables de nuestra ciudad sus corregimientos y veredas fortaleciendo los valores, deberes y derechos humanos a través de charlas motivacionales sobre la igualdad de género la inclusión y la libertad de expresión, atendiendo una invitación por parte de la institución.

En dicha oportunidad, que dicho sea de paso, resultó muy bien recibida por las mujeres de la cárcel, observé que desde el ingresó fui recibido por el personal de seguridad del establecimiento, que además de la rutina de requisa, se aseguró de que me realizará la desinfección de zapatos y manos con el tapete de desinfección y gel y alcohol que estaban disponibles una vez se pasa el portón de seguridad, y que portará en todo momento el tapabocas, lo cual se repitió para los asistentes con los que compartí ese espacio.

También, al momento de caracterizarme para la presentación y al despojarme del personaje, tuve acceso a uno de los baños del centro carcelario, encontrando un flujo continuo de agua, sin color, olor, o sabor alguno (al quitarme el maquillaje necesité enjuagarme la boca) que me hicieran pensar que no era potable.

Durante el desarrollo de la presentación se respetó en todo momento el distanciamiento social ya que se contaba con un equipo de amplificación, y las internas portaban su tapabocas, los diferentes eventos que se presentaron se desarrollaron en distintos tiempos para evitar aglomeración de personal ajeno a la cárcel.

Por estas razones y desde mi propia experiencia, por lo que ví y viví en el espacio que compartí con el grupo de mujeres de la cárcel de san diego, puedo decir, que más allá de lo que señalan algunos medios, debemos resaltar el trabajo de vinculación y resignificación  que se viene haciendo con las mujeres privadas de la libertad y lo que ellas mismas me expresaron en dicha fecha, sobre que están de paso en ese sitio y cómo quieren cambiar sus vidas para mejor.

Me mostraron con mucho orgullo las muñecas artesanales que elaboran, desfilaron sus mochilas y tejidos que realizan, las diversas manualidades que elaboran, como manillas y vestidos de baño, se mostraron desde su ser como mujeres preocupadas por sus familias, por los hijos que las esperan afuera y los deseos y sueños de libertad que tienen.

Vi cercanía, buen trato y respeto del personal hacia las mujeres privadas de la libertad, recuerdo con gratitud ver a uno de los médicos, pasar por sus puestos con una bandeja, a entregarles a cada una botella de agua en actitud de servicio y como ellas le bromeaban al respecto.

No puedo comprender entonces, dónde está la indignidad en el trato y condiciones de reclusión que manifiestan, porque de ser así, no se generarían esta clase de lazos que pude observar.

Por todo lo anterior, desde esta ventana informativa, cumplo con mi obligación de manifestar ante el público en general, sin importar su filiación política (la mía no influye en nada en este relato) que hay muchas más cosas positivas que mostrar de la cárcel de mujeres de san diego y sus internas, que las afirmaciones sin fundamento que se han venido circulando en redes, y hago un llamado a que las instituciones distritales la rodeen y apoyen en difícil labor que viene desarrollando.

 

Atentamente

 

 

Manuel Lozano Klee

Humorista

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?